Aprende a elegir la dieta más saludable

De la mano de expertos y atendiendo a las necesidades de cada persona, elegir un plan de alimentación adecuado es cuestión de balance y de cambiar hábitos de vida.
29 de marzo del 2016
Volver a   Magazine

La de la piña, la que suprime carbohidratos, la que solo incluye proteínas o la que desintoxica con batidos. Opciones de planes de alimentación hay muchos, el entorno está inundado de información de este tipo, pocas veces responsable, y que ha puesto en peligro la salud de más de uno. Pero ¿cómo saber cuál es la que mejor se ajusta a las necesidades particulares?

Cada persona requiere una dieta particular, hay unas que pueden ser efectivas en unas personas y en otras no.

“Uno tiene que mirar muy bien cuáles son los hábitos de cada persona, la alimentación, si hace o no ejercicio, si consume más helado, postres o frituras. Si una persona tiene malos hábitos en determinado grupo de alimentos y adopta un plan donde quita o come saludablemente, probablemente le va a impactar bien, pero si una persona ya tiene hábitos que son saludables, el hacer ese tipo de plan no le va a funcionar porque no está cambiando nada”.

Por lo tanto, las dietas sirven dependiendo de los hábitos que cada uno tenga, de su estado clínico y físico, hay quienes tienen predisposición a cierto tipo de patologías, de ahí que sea necesario ser controlados por especialistas de la salud, dado que en algunas personas los problemas de ganancia de peso son falta de ejercicio, en otros por el alto consumo de un grupo de alimentos, unos más por una condición metabólica o una enfermedad.

Para saber cuál es la más adecuada, aquí algunas recomendaciones, eso sí, procure siempre tener la asesoría de un experto.

  • Prefiera las que no restrinjan ningún grupo de alimentos. Dentro de un plan alimenticio debe haber carbohidratos, proteínas y grasas. “A una dieta en la que le digan que no coma un alimento específico, por ejemplo, azúcares, harinas, eso no es una dieta saludable. Puede que en un momento determinado sirva para bajar de peso, pero cuando retome el consumo, la persona va a tener reganancia”
  • Ninguna dieta saludable requiere la compra de un producto especial para que funcione. Una sana alimentación es aquella que está más orientada hacia los productos naturales, que promueve el no consumo de ultraprocesados, es decir, alimentos empacados, enlatados o de paquete, dado que los preservantes no son buenos para la salud. Adicionalmente, un buen plan de alimentación siempre debe incluir actividad física.

La mejor valorada a nivel internacional es la dieta DASH, que es la aproximación dietaria para detener la hipertensión, “esa lo que dice es baje el consumo de sal, aumente el de frutas y verduras, aumente fibra a través de harinas integrales, baje el consumo de grasa, de frituras, de azúcares refinados. No hay restricción, solo dice disminuye y aumente ciertos alimentos para lograr un equilibrio”.

Hay otra que es la de South Beach que no restringe, ni sugiere contar calorías, sino comer saludable: frutas, verduras, alimentos cocidos y actividad física.

Una dieta saludable es un compromiso particular para modificar el estilo de vida, no es un propósito a corto plazo. “Eso no quiere decir que no puedo comer chicharrón, claro que se puede, pero logrando un sano equilibrio”.

Formando hábitos en los más pequeños

  • El ejemplo de los padres es fundamental, los niños imitan lo que los adultos hacen, por lo tanto, para comer saludable es vital que ellos enseñen con el ejemplo.
  • No promover el consumo de bebidas azucaradas como gaseosas o jugos de caja, más bien enseñar que el agua es una alternativa más saludable.
  • Cumplir rutinas con los niños y enseñarles a respetar los horarios de las comidas.
  • Tener un espacio entre 9 y 11 horas dedicado al sueño, dado que este descanso permite la liberación de hormonas, control del peso y crecimiento adecuado.
Agencia de Marketing y Publicidad en Buenos Aires, Argentina | Agencia de Marketing y Publicidad en Bogotá, Colombia | Marketing Agency in Colombia