Pausas activas, claves para cambiar de rutina en el trabajo

Solo unos pocos minutos mientras estás en la oficina serán suficientes para que notes el cambio y mejores tu productividad laboral.
29 de marzo del 2016
Volver a   Magazine

Además de beneficiar la salud mental, apostarle a las pausas activas y convertirlas en hábitos mejorará tu salud física. Si estás leyendo esta información sentado porque consideras que tu trabajo no te permite levantarte y moverte estás equivocado, las pausas activas pueden ser la solución para que notes la diferencia.

“Estas pausas permiten que las personas puedan realizar movimientos y acciones que le facilitan al cuerpo tener un cambio en su rutina habitual, con el fin de prevenir la aparición de problemas o desórdenes en diferentes grupos musculares y articulares, además de reactivar o mejorar la atención y la productividad en las diferentes tareas”, asegura José Reinhart, especialista en medicina deportiva.

Por su parte, expertos de la Universidad de Antioquia indican que las ventajas de las pausas activas son numerosas:

  • Beneficios fisiológicos: mejora la condición del estado de salud general, se presenta aumento de la circulación a nivel de las estructuras musculares, oxigenando así los músculos, tendones, disminuyendo la acumulación de ácido láctico, mejora la movilidad articular y la flexibilidad muscular, mejora la postura, disminuye el esfuerzo en la ejecución de las tareas diarias, el estado de alerta mejora notablemente.
  • Beneficios psicológicos: incrementa la capacidad de concentración en el trabajo, se presenta un refuerzo de la autoestima, previene lesiones mentales (estrés o nervios), inspira la creatividad.
  • Beneficios sociales: despierta el surgimiento de nuevos líderes, favorece el contacto entre compañeros, promueve la integración social, favorece el sentido de pertenencia a un grupo.
  • Beneficios organizacionales: genera conciencia de la salud física y mental entre colaboradores y jefes, incrementa la adaptación al puesto de trabajo, eleva el rendimiento laboral, mejora la atención al cliente externo, propicia mayor productividad por parte del trabajador, disminuye el número de consultas médicas por dolencias, accidentes y lesiones, reduce los gastos por afecciones y sustituciones del personal.

¿Cómo hacer pausas activas?

Cada dos horas haz una pausa en lo que estés haciendo y por espacios de 5 a 10 minutos ten en cuenta estas recomendaciones:

  • Si tienes posibilidades de hacerlo, sal a caminar a un parque o por las instalaciones de la oficina.
  • Sube y baja escaleras.
  • Practica ejercicios de activación de la respiración. También masajes de cuello y hombros.
  • Realiza ejercicios de coordinación y estiramiento.
  • Mueve por algunos segundos las manos, el cuello, los hombros, los brazos, la cintura y las piernas.
  • Si te llaman por teléfono, levántate para responder la llamada.

No olvides que la actividad física es la mejor medicina contra la mayoría de padecimientos, pues además te ayudará a reducir en un 50% la influencia genética de la obesidad, disminuye el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y diabetes, asimismo, mejorará tu autoestima y salud mental, es gratuita e inyecta alegría al organismo.

Iniciar es más fácil de lo que crees...

¡levántate ahora mismo e invita a tus compañeros a hacer pausas activas!

Agencia de Marketing y Publicidad en Buenos Aires, Argentina | Agencia de Marketing y Publicidad en Bogotá, Colombia | Marketing Agency in Colombia